Banner5

Espiritualidad Carmelita

Al ser el Centro de Espiritualidad cuidado y mantenido por los frailes carmelitas el carisma y espiritualidad que se “respira” en la Casa es la quietud, el contacto con la naturaleza y con uno mismo que nos conducen a Dios guiados por las enseñanzas de santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz.

La norma de vida de San Alberto de Avogadro, dada a los Carmelitas entre los años de 1206 y 1214, y aprobada definitivamente como verdadera y propia Regla del Carmen por Inocencio IV en el año 1247, ha tenido algunas mitigaciones.

La Regla Carmelita afirma que es fundamental: “vivir en obsequio de Jesucristo y servirle con corazón puro y buena conciencia”. Para vivir siguiendo las huellas de Jesucristo los Carmelitas se dedican más especialmente a:

  • Desarrollar la dimensión contemplativa del ser humano abriéndose al diálogo con Dios.
  • Tratarse como hermanos con caridad plena.
  • Meditar día y noche la Palabra del Señor.
  • Orar juntos o solos muchas veces al día.
  • Celebrar cada día la eucaristía.
  • Trabajar con las propias manos, como el apóstol Pablo.
  • Purificarse de toda mancha de pecado.
  • Vivir pobremente, poniendo en común los pocos bienes.
  • Amar la Iglesia y a todas las gentes.
  • Conformar la propia voluntad con la de Dios buscada en la fe con diálogo y discernimiento.